Suelos de madera: ¿Cuál es tu mejor elección?

suelos madera

Cada tipo de suelos de madera tiene sus propias características y beneficios, lo que hace que elegir el tipo adecuado para tu hogar pueda ser una tarea difícil. A continuación, te presentamos algunas consideraciones importantes que te ayudarán a decidir entre suelo laminado, suelo vinílico y suelo de parquet.

Durabilidad y resistencia de los suelos de madera

En cuanto a la durabilidad y resistencia de los suelos de madera, el suelo laminado y el suelo vinílico tienen una ventaja sobre el suelo de parquet debido a su composición y tratamiento de superficie.

Suelo laminado 

El suelo laminado está compuesto por varias capas de materiales sintéticos comprimidos, que le dan su durabilidad y resistencia. Las capas superiores están recubiertas con una resina protectora que lo hace resistente a los arañazos, golpes y humedad. Además, el laminado es más resistente a los rayos UV que el parquet y no se decolora con el tiempo.

Suelo vinílico

Por otro lado, el suelo vinílico está diseñado específicamente para soportar el tráfico de personas y la humedad. Está hecho de PVC, lo que lo hace resistente a la humedad y las manchas, y su superficie está recubierta con una capa de uretano resistente a los arañazos y golpes. Además, el suelo vinílico es más suave que el suelo laminado, lo que lo hace más cómodo para caminar o estar de pie durante períodos prolongados.

Suelo de parquet

Aunque es duradero y resistente, puede requerir más cuidado y mantenimiento debido a su naturaleza de madera natural. La madera es un material vivo que puede cambiar con el tiempo, lo que significa que el parquet puede deformarse, agrietarse o decolorarse con la exposición prolongada a la humedad o el sol. Además, el parquet puede requerir un pulido o barnizado periódico para mantener su aspecto original.

Suelo madera

Apariencia

Cuando se trata de apariencia, el suelo de parquet es conocido por su belleza y elegancia. Los diferentes tipos de madera utilizados en el suelo de parquet, como el roble, el nogal o el arce, ofrecen una amplia gama de colores y texturas que pueden combinar con cualquier estilo de decoración. Además, el patrón de diseño del parquet, que puede ser desde el clásico en espiga hasta patrones más modernos y abstractos, crea un aspecto único y personalizado en cualquier espacio.

Por otro lado, el suelo laminado y el suelo vinílico imitan la apariencia de la madera, pero no tienen la misma textura o profundidad que el parquet. A pesar de esto, la tecnología de impresión de alta definición ha mejorado la capacidad de estos materiales para imitar la apariencia de la madera real. Además, al ser materiales sintéticos, se pueden encontrar en una amplia variedad de colores y estilos que imitan no sólo la madera, sino también otros materiales como piedra o cerámica.

Es importante tener en cuenta que, aunque el suelo laminado y el suelo vinílico pueden imitar la apariencia de la madera, no ofrecen la misma sensación de calidez y naturalidad que el suelo de parquet.

Instalación de suelos de madera

La instalación del suelo laminado y el suelo vinílico es relativamente sencilla y se puede hacer de forma rápida y fácil. Estos materiales se pueden colocar sobre cualquier tipo de superficie, incluyendo el suelo existente, lo que hace que el proceso de instalación sea más fácil y rápido. Además, el suelo laminado y el suelo vinílico suelen venir en forma de piezas o planchas que se pueden encajar entre sí de forma sencilla mediante un sistema de clic, lo que elimina la necesidad de pegamento o clavos.

Por otro lado, la instalación del suelo de parquet puede ser más complicada y requiere más tiempo y esfuerzo. El suelo de parquet debe ser instalado sobre una superficie nivelada y preparada, y las tablas de madera deben ser cortadas y encajadas cuidadosamente. Además, se necesita un adhesivo especial para asegurar que las tablas de madera se mantengan en su lugar. Debido a la complejidad de la instalación, el suelo de parquet generalmente requiere la ayuda de un profesional con experiencia en la instalación de suelos de madera.

Es importante tener en cuenta que, aunque la instalación del suelo laminado y el suelo vinílico es más sencilla, para evitar problemas futuros siempre es importante contar con la ayuda de un profesional.

Mantenimiento de suelos de madera 

El suelo laminado y el suelo vinílico son muy fáciles de mantener y limpiar. Suelen resistir manchas, arañazos y suciedad, y se pueden limpiar con un paño húmedo y productos de limpieza comunes para el hogar. Estos tipos de suelos no necesitan ser encerados ni pulidos, y son resistentes a la humedad, lo que los hace ideales para zonas húmedas como cocinas o baños.

Por otro lado, el suelo de parquet puede requerir más cuidado y mantenimiento, especialmente si es de madera maciza. Es importante limpiarlo con un paño húmedo y productos específicos para madera, evitando el uso de agua en exceso. También es necesario evitar el uso de productos abrasivos, que pueden rayar o dañar la superficie del suelo. Además, el suelo de parquet puede requerir un mantenimiento adicional, como el lijado y el barnizado cada varios años para mantener su aspecto original.

Aunque el suelo de parquet puede requerir más cuidado y mantenimiento que el suelo laminado y el suelo vinílico, con el mantenimiento adecuado puede durar toda la vida. Además, el suelo de parquet puede ser restaurado mediante el lijado y el barnizado, lo que permite mantener su belleza y durabilidad a lo largo del tiempo.

Scroll al inicio