Suelo laminado: limpieza profesional

suelo laminado limpieza

Tu suelo laminado, limpieza correcta para mantenerlo como el primer día.

¿Estás cansado de lidiar con un suelo laminado sucio y desgastado?

¡No te preocupes!

La limpieza adecuada del suelo laminado puede ser más fácil de lo que piensas. En esta guía completa de mantenimiento, te proporcionaremos consejos y trucos para mantener tu suelo laminado impecable.

El suelo laminado es un tipo de suelo sintético que se asemeja a la madera, la piedra y otros materiales naturales. Aunque es resistente y duradero, puede ser susceptible a raspones, manchas y acumulación de polvo y suciedad.

La limpieza regular y adecuada es fundamental para protegerlo contra el desgaste y la decoloración, así como para mantener su apariencia y belleza.

Los mejores productos para la limpieza a fondo de suelo laminado

Si has cambiado el suelo de tu casa a uno laminado, sabes que se trata de un material duradero y fácil de mantener. Sin embargo, mantenerlo limpio y reluciente puede ser un poco complicado si no tienes los productos adecuados.

En este artículo, te presentamos los mejores productos para la limpieza a fondo de suelo laminado.

En primer lugar, es importante destacar que el suelo laminado no debe ser limpiado con demasiada agua o productos que contengan sustancias abrasivas, ya que esto puede dañar el acabado y reducir la vida útil del suelo. Por esta razón, es esencial utilizar productos diseñados específicamente para la limpieza de suelo laminado.

Uno de los productos más populares para la limpieza de suelo laminado es el limpiador multiusos.

Este tipo de limpiador es ideal para la limpieza diaria, ya que es suave con el suelo y no deja residuos ni rayas. Muchos de estos limpiadores vienen en fórmulas concentradas que pueden ser diluidas en agua, lo que los hace muy económicos.

Otro producto muy efectivo para la limpieza de suelo laminado son los limpiadores de vapor. Estos dispositivos utilizan vapor caliente para limpiar y desinfectar el suelo sin necesidad de utilizar productos químicos. Son muy efectivos, los limpiadores de vapor son una opción ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

Si tienes manchas difíciles de quitar en tu suelo laminado, los limpiadores de manchas pueden ser una excelente opción. Estos productos están diseñados específicamente para quitar manchas de tinta, aceite, vino y otras sustancias difíciles de eliminar.

Consejos prácticos para mantener el suelo laminado impecable

El suelo laminado es una opción popular en la decoración de interiores gracias a su aspecto moderno y su fácil instalación.

Sin embargo, mantenerlo en perfecto estado puede ser un desafío, especialmente si no se toman las medidas adecuadas para su cuidado.

A continuación, se presentan algunos consejos prácticos para mantener el suelo laminado impecable.

  • Limpieza diaria: Una de las claves para mantener el suelo laminado en perfecto estado es la limpieza diaria. El polvo y la suciedad pueden acumularse rápidamente en la superficie, y si se dejan sin limpiar, pueden rayar y dañar la capa protectora del laminado. Utilice una aspiradora o un trapo húmedo para limpiar la superficie todos los días.
  • Productos de limpieza adecuados: Asegúrese de utilizar productos de limpieza adecuados para su suelo laminado. Evite los productos que contengan amoníaco, blanqueadores o aceites, ya que pueden dañar la capa protectora del laminado. En su lugar, utilice productos específicos para suelos laminados, que están diseñados para limpiar sin dañar la superficie.
  • Evite el agua en exceso: El agua puede dañar el suelo laminado si se deja en la superficie durante mucho tiempo. Asegúrese de no mojar demasiado el trapo o la fregona al limpiar el suelo, y seque la superficie inmediatamente después de limpiarla para evitar que el agua se acumule.
  • Evite objetos afilados: Los objetos afilados pueden rayar la capa protectora del suelo laminado. Evite arrastrar muebles pesados por el suelo y asegúrese de no utilizar zapatos con tacones puntiagudos sobre el laminado.
  • Proteja las zonas de alto tráfico: Las zonas de alto tráfico, como la entrada principal de la casa o el área de la cocina, pueden acumular más suciedad y desgaste que otras zonas del suelo laminado. Considere la posibilidad de colocar alfombras o tapetes en estas zonas para proteger el suelo laminado.
  • Mantenimiento regular: Realice un mantenimiento regular del suelo laminado para mantenerlo en perfecto estado. Asegúrese de seguir las instrucciones del fabricante para la limpieza y el cuidado, y considera la posibilidad de contratar a un profesional para el mantenimiento de la superficie.

suelo laminado limpio

Mantener el suelo laminado impecable requiere de una limpieza diaria, el uso de productos de limpieza adecuados, evitar el exceso de agua, evitar objetos afilados, proteger las zonas de alto tráfico y realizar un mantenimiento regular.

Los errores más comunes al limpiar suelos laminados

El suelo laminado es una opción popular en la decoración de interiores gracias a su aspecto moderno y su fácil instalación.

Sin embargo, mantenerlo en perfecto estado puede ser un desafío, especialmente si no se toman las medidas adecuadas para su cuidado.

Utilizar demasiada agua 

Una de las principales razones por las que los suelos laminados pueden dañarse es debido a la acumulación de agua en la superficie. Muchas personas utilizan demasiada agua al limpiar, lo que puede causar que la superficie se hinche y se deforme. 

En lugar de utilizar grandes cantidades de agua, utilice una cantidad mínima y asegúrese de secar la superficie inmediatamente después de la limpieza.

Utilizar productos de limpieza inadecuados

Otro error común al limpiar suelos laminados es utilizar productos de limpieza inadecuados. 

Los productos que contienen amoníaco, blanqueadores o aceites pueden dañar la capa protectora del laminado, lo que puede provocar que la superficie se decolore y pierda brillo. 

En su lugar, utilice productos específicos para suelos laminados, que están diseñados para limpiar sin dañar la superficie.

No limpiar diariamente

La suciedad y el polvo pueden acumularse rápidamente en la superficie del suelo laminado. Si no se limpia a diario, pueden rayar y dañar la capa protectora del laminado. Utilice una aspiradora o un trapo húmedo para limpiar la superficie todos los días.

Utilizar objetos afilados

Los objetos afilados, como las patas de las sillas o los tacones puntiagudos, pueden rayar y dañar la capa protectora del suelo laminado. Utilice protectores de muebles para evitar que los objetos afilados entren en contacto directo con la superficie.

No proteger las zonas de alto tráfico

Las zonas de alto tráfico, como la entrada principal de la casa o el área de la cocina, pueden acumular más suciedad y desgaste que otras zonas del suelo, por ello debes prestarle un mayor mantenimiento para evitar un deterioro prematuro.

Scroll al inicio