Arreglar suelo laminado levantado por humedad

Tener un suelo laminado en perfectas condiciones es el deseo de todo propietario. Sin embargo, a veces nos enfrentamos a problemas inesperados, como el suelo laminado levantado por la humendad. Además de arruinar la estética de nuestras habitaciones, esta situación puede indicar la presencia de problemas subyacentes más graves, como fugas de agua o alta humedad. 

Pero no te preocupes, en este artículo te proporcionaremos información valiosa sobre cómo arreglar un suelo laminado levantado por humedad y restaurar su belleza y funcionalidad. Aprenderás a identificar el problema, tomar las medidas adecuadas para repararlo y también descubrirás consejos útiles para prevenir futuros inconvenientes. ¡Así que prepárate para poner manos a la obra y devolverle a tu suelo laminado el aspecto impecable que se merece!

Identificación del suelo laminado levantado por humedad

Cuando un suelo laminado es levantado por la humedad, pueden surgir varios signos reveladores que indican un levantamiento. Aquí hay algunas pistas clave para identificar este problema:

Abultamientos 

Un síntoma común de un suelo laminado levantado por humedad son los abultamientos en la superficie. Estos abultamientos se forman cuando el agua penetra en las capas subyacentes del suelo y hace que se hinchen. Puedes notar áreas elevadas o curvas al caminar sobre el suelo, lo cual indica que el laminado no está en su posición original.

Separación de las tablas del suelo laminado por la humendad 

Otro signo evidente de suelo laminado levantado por la humendad es la separación entre las tablas. Cuando la humedad se infiltra en las juntas, las tablas tienden a expandirse y separarse entre sí. Puedes observar espacios visibles o incluso sentir un crujido al caminar, lo cual indica que las tablas no están correctamente unidas.

Manchas de humedad

Las manchas de humedad en el suelo laminado son un claro indicador de problemas. Estas manchas pueden aparecer como áreas oscuras o decoloradas en la superficie del laminado. También es posible que observes anillos o marcas irregulares que delatan la presencia de humedad en el subsuelo.

Olores desagradables

Además de los signos visuales, los olores desagradables también pueden ser un indicio de un suelo laminado levantado por humedad. La humedad atrapada debajo del laminado puede generar un olor a moho o humedad persistente, especialmente cuando las condiciones de ventilación son deficientes.

En caso de que las manchas de humedad sean muy grandes, quizás tengas que consultar con un profesional, como un arquitecto o alguién especializado en humedades antes de «ponerte manos a la obra» por tu cuenta.

arreglar suelo laminado levantado por humedad

Reparación del suelo laminado levantado por humedad

A continuación, te proporcionamos los pasos detallados para reparar un suelo laminado levantado por humedad:

Retirar las tablas afectadas del suelo laminado levantado por humedad

  • Identifica las tablas que están levantadas debido a la humedad. Estas tablas generalmente serán evidentes por los abultamientos o separaciones.
  • Usa una herramienta adecuada, como una palanca o un cincel plano, para levantar suavemente las tablas afectadas.
  • Ten cuidado de no dañar las tablas adyacentes durante este proceso. Trabaja con paciencia y asegúrate de no aplicar demasiada fuerza. 

Secar la zona

Una vez que hayas retirado las tablas afectadas, es crucial secar adecuadamente el área antes de proceder con las reparaciones.

  • Utiliza ventiladores para aumentar la circulación de aire en la habitación. Esto ayudará a evaporar la humedad y acelerar el proceso de secado.
  • Coloca deshumidificadores en el área para reducir la humedad del ambiente. También puedes utilizar calentadores para acelerar el proceso de evaporación, pero asegúrate de seguir las instrucciones de seguridad correspondientes.

Tratamiento del subsuelo

  • Inspecciona el subsuelo en busca de signos de humedad o daño. Si hay problemas subyacentes, como filtraciones o humedad persistente, es esencial tratarlos antes de continuar con la reparación.
  • Repara cualquier fuente de humedad, como tuberías con fugas o filtraciones, y asegúrate de que el subsuelo esté completamente seco y en buenas condiciones antes de proceder.

Reemplazo de las tablas del suelo laminado levantado por humedad 

Una vez que la zona esté seca y el subsuelo esté en condiciones adecuadas, procede a reemplazar las tablas levantadas.

  • Asegúrate de tener tablas de repuesto del mismo tipo y diseño que las originales.
  • Coloca las nuevas tablas en su lugar y ajústalas correctamente en las juntas con las tablas existentes. Puedes utilizar un martillo y un bloque de madera para asegurar un ajuste adecuado.

Acabado y sellado

Una vez que hayas reemplazado las tablas, es recomendable aplicar un acabado y sellado para proteger el suelo laminado contra la humedad en el futuro.

  • Utiliza un producto de acabado específico para suelos laminados y sigue las instrucciones del fabricante para su aplicación.
  • Asegúrate de sellar correctamente las juntas entre las tablas para evitar la entrada de humedad.

Recuerda que en algunos casos, especialmente si el daño es extenso o si hay problemas subyacentes graves, puede ser necesario consultar a un profesional para realizar las reparaciones adecuadas.

Cómo prevenir que el suelo laminado no sea levantado por humedad 

Aquí tienes algunos consejos y medidas preventivas para evitar que el suelo laminado se levante por humedad en el futuro:

Mantén niveles adecuados de humedad en el hogar

La humedad excesiva puede ser perjudicial para el suelo laminado. Utiliza un higrómetro para medir la humedad en tu hogar y asegúrate de que se encuentre en un rango recomendado, generalmente entre el 40% y el 60%.

En áreas con alta humedad, como baños o sótanos, considera instalar deshumidificadores para controlar los niveles de humedad y prevenir problemas futuros.

Evita derrames y fugas de agua

Presta atención a cualquier derrame de líquidos y límpialos de inmediato para evitar que el agua se filtre en el suelo laminado.

Asegúrate de que los electrodomésticos que utilizan agua estén en buen estado y no presenten fugas. Inspecciona regularmente las tuberías y las conexiones para detectar cualquier indicio de fugas y repáralas de inmediato.

Utiliza tapetes y alfombras sobre tu suelo laminado para que no sea levantado por humedad

Coloca tapetes o alfombras en áreas de alto tráfico o en zonas propensas a derrames, como la entrada principal o la cocina. Estos ayudarán a proteger el suelo laminado de la humedad y el desgaste excesivo.

Realiza un mantenimiento regular

Limpia el suelo laminado de forma regular utilizando productos de limpieza específicamente diseñados para este tipo de suelo. Evita el uso de exceso de agua, ya que esto puede dañar el laminado y permitir la entrada de humedad.

Inspecciona regularmente el suelo laminado en busca de signos de desgaste, daños o problemas de humedad. Cuanto antes detectes y soluciones cualquier problema, menor será el riesgo de que se extienda y cause mayores inconvenientes.

Evita la exposición prolongada a la luz solar directa

La exposición continua a la luz solar directa puede hacer que el suelo laminado se decolore y se debilite. Utiliza cortinas o persianas para bloquear o filtrar la luz solar intensa y proteger el suelo laminado.

Recuerda que la prevención es fundamental para evitar problemas futuros en el suelo laminado. Siguiendo estos consejos y manteniendo una vigilancia regular, podrás disfrutar de un suelo laminado en excelente estado y minimizar el riesgo de levantamientos causados por la humedad

Scroll al inicio